Maestra de ceremonias

 

 

Muchas veces he dicho que me siento más cómoda delante de un micrófono que en el tú a tú. Y no sé si es para tanto, pero quizá por eso he colaborado como maestra de ceremonias en numerosos actos, desde presentaciones hasta entregas de premios y galas. Y, como además me encantan las bodas, cuando me propusieron oficiar por primera vez una ceremonia civil no pude negarme. Preparo el guion personalizado para cada pareja y lo adapto a sus gustos y a las particularidades de la ceremonia.

Mi objetivo en cualquier tipo de ceremonia es que cada una de las palabras elegidas haga brillar a los verdaderos protagonistas del evento y que, al mismo tiempo, capten la atención de los invitados y conviertan lo que podría ser un simple trámite en un momento para recordar.